Las enfermedades que transmite la picadura de una garrapata

Contagio de la enfermedad de lyme

Los ixodoideos, más conocidos como garrapatas, son una familia de ácaros que viven parásitos, especialmente en animales, y pueden transmitir a los humanos hasta 50 enfermedades, entre las que destaca la enfermedad de Lyme.

Un paseo por el campo puede transformar para siempre la vida de una persona. Cada vez más, los cambios en el clima o los movimientos de las mascotas, favorecen la proliferación de animales parásitos, como las garrapatas, que pueden ser portadoras de virus o bacterias y transmitir enfermedades al adherirse a la piel humana y rasgar los vasos sanguíneos.

En la mayoría de las ocasiones, estas picaduras son inofensivas, pero las consecuencias de una enfermedad transmitida por estos animales puede ser tan grave que debemos tomar precauciones y revisar nuestro cuerpo si hemos estado en contacto con la naturaleza. Se calcula que las garrapatas pueden transmitir hasta 50 enfermedades, muchas de ellas complejas que cursan con coinfecciones que las hacen difíciles de diagnosticar y tratar. Entre ellas se encuentran:

  • Tickettsiosis
  • Enfermedad de LYme
  • Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo
  • Fiebre de las Montañas Rocosas
  • Tifus
  • Encefalitis
  • Meningoencefalitis

En los últimos meses, en España, se han dado casos de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, pero la patología más extendida por la picadura de garrapata es la enfermedad de Lyme, de origen bacteriano y que afecta a dos de cada 100.000 habitantes en España, y a unas 70.000 personas cada año en Europa.

¿Cómo reconocer una picadura de garrapata?

En la mayoría de las ocasiones una picadura puede pasar desapercibida, de ahí nuestra recomendación de revisar todo el cuerpo, porque las garrapatas sí se ven mientras están adheridas a la piel. Estos animales se encuentran más a menudo en las partes húmedas como el pelo, el cuero cabelludo, las axilas, la ingle, la parte de atrás de la rodilla, el oído o incluso dentro del ombligo.

Además, si observamos un enrojecimiento de la piel en forma de diana, o una erupción tipo eritema migrans entre los 3 y los 30 días posteriores a la picadura, esto ya es un primer síntoma de la enfermedad de Lyme, un primer indicio que debería llevarnos a consultar a un especialista en esta enfermedad; un profesional acreditado por la ILADS, la organización internacional que trabaja en la prevención,  investigación y formación de profesionales en este campo.

enfermedad de lyme en la piel

Hasta un 30 por ciento de los casos de infección no presentan estos síntomas en la piel, por lo que se hace más difícil el diagnóstico, sobre todo teniendo en cuenta que el resto de síntomas pueden aparecer con el tiempo sin que podamos asociarlos a una picadura de garrapata que, por otra parte, no detectamos en su momento.

La detección precoz de la enfermedad de Lyme

En un primer momento, además del enrojecimiento de la piel, el paciente puede presentar síntomas de gripe ( fiebre, fatiga, dolor de cabeza…). Más adelante, los síntomas se agravan siendo fatiga crónica, inflamación de las articulaciones, afecciones en el sistema nervioso, problemas cardiacos o inflamación del hígado.

Estos síntomas muestran un cuadro clínico inespecífico para los profesionales, ya que el paciente puede no ser consciente de hacer sufrido una picadura y no hay una relación aparente entre las afecciones que presenta. Además, la enfermedad de Lyme suele cursar con otras infecciones que deben tratarse.

En Biosalud Day Hospital somos conscientes de la realidad de esta enfermedad, cada vez más frecuente, y realizamos pruebas específicas para su detección cuando el paciente presenta síntomas que se presentan en Lyme. De esta forma podemos descartar o confirmar y aplicar el tratamiento adecuado, combinando la medicina alopática y la medicina biológica.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios