Enfermedad de Crohn

Enfermedad de Chron

Dieta en la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad idiopática (de causa desconocida) inflamatoria y crónica del intestino, e implica cualquier región del tracto gastrointestinal desde la boca hasta el ano. La hinchazón y la inflamación pueden producirse profundamente en el revestimiento del intestino. Esto puede ser muy doloroso y puede causar diarrea, dolor abdominal, náuseas y pérdida de apetito. El proceso inflamatorio tiende a ser excéntrico y segmentario, a menudo con áreas normales de intestino entre las áreas inflamadas.

Las complicaciones de la enfermedad de Crohn, que entra dentro de las enfermedades autoinmunes, incluyen: obstrucción del intestino; llagas y úlceras en el área afectada o los tejidos circundantes, como la vejiga; túneles alrededor del ano y recto, denominados fístulas; deficiencias nutricionales; anemia; artritis; problemas de la piel; cálculos renales, cálculos biliares u otras enfermedades del hígado y el sistema biliar.

Enfermedad de Crohn. Anatomía del colon

Tanto los hombres como las mujeres pueden tener la enfermedad de Crohn. También puede darse en familias. Alrededor del 20 por ciento (1 de 5) de las personas que tienen la enfermedad de Crohn tienen un pariente consanguíneo que tiene alguna forma de enfermedad inflamatoria del intestino, por lo general un hermano o una hermana, y a veces uno de los padres.

La enfermedad de Crohn usualmente se diagnostica en personas entre las edades de 20 a 30 años. Y alrededor del 25 por ciento de los diagnósticos nuevos de la enfermedad de Crohn se hacen en personas que son menores de 20 años de edad.

Cuando se les da la atención médica adecuada, la mayoría de las personas que tienen la enfermedad de Crohn son capaces de llevar vidas largas y productivas. Nuevos medicamentos y la investigación sobre las causas de la enfermedad de Crohn están ayudando a aumentar la calidad de vida de las personas que tienen la enfermedad de Crohn.

En cuanto a la dieta,  probablemente has leído sobre diferentes tipos de dietas para la enfermedad de Crohn en Internet. Pero el hecho es que no hay una dieta científicamente probada para la enfermedad inflamatoria intestinal. La mayoría de los expertos creen, sin embargo, que algunos pacientes pueden identificar los alimentos específicos que desencadenan sus síntomas gastrointestinales, especialmente durante brotes de la enfermedad. Al evitar los alimentos desencadenantes, es posible que tus síntomas gastrointestinales de gases, hinchazón, dolor abdominal, calambres y diarrea sean más manejables. Al mismo tiempo, le darás a tu intestino inflamado tiempo para sanar.

Si has tenido problemas de absorción de nutrientes debido a la enfermedad de Crohn, es importante seguir una dieta alta en calorías, dieta alta en proteínas, incluso cuando no tienes ganas de comer. En este contexto, el plan de dieta de la enfermedad de Crohn, basado en las recomendaciones de los expertos, enfatizaría comer comidas regulares – más un adicional de dos o tres meriendas – cada día. Eso ayudará a asegurarse de que obtienes suficientes proteínas, calorías y nutrientes. Además, tendrás que tomar tus suplementos de vitaminas y minerales recomendados por los médicos. Al hacerlo, serás capaz de reponer los nutrientes necesarios para tu cuerpo.

Los alimentos que desencadenan los síntomas son diferentes para cada persona con la enfermedad de Crohn. Para saber qué alimentos tienes que dejar fuera de tu plan de dieta, tendrás que determinar qué alimentos desencadenan el tuyo. Muchas personas con la enfermedad de Crohn encuentran que uno o más de los alimentos de la lista siguiente agravan los síntomas durante brotes de la enfermedad. Es posible que al menos alguno de estos alimentos mencionados desencadene tus síntomas:

  • alcohol (bebidas mezcladas, cerveza, vino)
  • mantequilla, mayonesa, margarina, aceites
  • bebidas carbonatadas
  • café, té, chocolate
  • hojas de maíz
  • productos lácteos (si hay intolerancia a la lactosa)
  • alimentos grasos (fritos)
  • alimentos ricos en fibra
  • alimentos que producen gases (lentejas, frijoles, legumbres, repollo, brócoli, cebolla)
  • nueces y semillas (mantequilla de maní, otras mantequillas de nueces)
  • frutas crudas
  • verduras crudas
  • carne roja y carne de cerdo
  • los alimentos picantes
  • cereales integrales y salvado

Enfermedad de Crohn, alimentos a limitar, cafe

Una vez que hayas identificado los alimentos que te causan un brote, puedes evitarlos o prepararlos de otra manera. Para hacer eso tienes que experimentar con diferentes alimentos y métodos de preparación para ver qué funciona mejor para ti. Por ejemplo, si ciertas verduras crudas desencadenan un brote, no necesariamente tienes que renunciar a ellas. Puedes encontrar que al vapor, hervida, o guisada puedes comer esa verdura sin aumento de los síntomas gastrointestinales. Si la carne roja aumenta tu grasa en las heces, podrías intentar comer solomillo para ver si se puedes tolerar un corte magro de carne de vacuno. O puedes decidir confiar en las aves de corral bajas en grasa y sin piel y en el  pescado como tus principales fuentes de proteína.

¿Una dieta baja en residuos es una buena dieta para el tratamiento de la enfermedad de Crohn?

Una dieta baja en residuos es una dieta en la que se bajan los alimentos específicos que suman residuos a las heces. Muchas personas con la enfermedad del intestino delgado de Crohn tienen un estrechamiento o estenosis del intestino delgado inferior (íleon). Para estas personas, una dieta baja en residuos puede ayudar a disminuir el dolor abdominal, cólicos y diarrea. Esta dieta también puede ayudar a disminuir la frecuencia de los movimientos intestinales para algunas personas. Los alimentos a evitar en una dieta baja en residuos pueden incluir:

  • cáscaras de maíz
  • nueces
  • frutas crudas
  • semillas
  • verduras 

¿Qué otras cosas son importantes en la dieta de la enfermedad de Crohn?

La limitación en algunos alimentos que desencadenan brotes de la enfermedad puede ayudarte  a controlar los síntomas, pero tampoco esa limitación debe ser tal que llegues a la desnutrición. Hay que encontrar otras fuentes para reemplazar las calorías, proteínas, carbohidratos y grasas que se encuentran en los alimentos que elimines. Para hacer eso, debes incluir alimentos ricos en nutrientes en tu dieta.

Si bien las comidas rápidas normalmente se deben evitar en una dieta saludable, a veces pueden dar a tu dieta un impulso necesario. Algunas comidas rápidas pueden ofrecer un suministro valioso de nutrientes y calorías clave. Por ejemplo, la pizza ofrece calorías, proteínas y nutrientes como el calcio y vitaminas A, B, C y D.

Respecto a las dietas líquidas, algunas investigaciones sugieren que las dietas líquidas pueden ayudar a las personas con ciertas condiciones de salud, y hay pruebas de que algunas personas con la enfermedad de Crohn pueden beneficiarse de una dieta líquida alta en calorías, especialmente durante un brote. Al dar a los intestinos un merecido descanso, la dieta líquida puede ayudar a suprimir los síntomas de la enfermedad de Crohn. Además, la dieta líquida o fórmulas especiales líquidas ricas en calorías pueden ayudar a las personas con enfermedad de Crohn que necesitan nutrición adicional a corto plazo o aquellos cuyos intestinos no pueden absorber la nutrición adecuada de los alimentos enteros.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios