El uso indebido de los antibióticos

Resistencia a los antibióticos

La resistencia antimicrobiana o resistencia a los antibióticos es la habilidad o capacidad de los microbios, tales como las bacterias, virus, parásitos u hongos, para crecer en presencia de un compuesto químico (antibiótico) que normalmente los mataría o limitaría su crecimiento.

El siguiente diagrama (en inglés) muestra la diferencia entre una bacteria no resistente a los antibióticos y una bacteria resistente. La bacteria no resistente se multiplica y con un tratamiento con antibióticos, la bacteria muere. La bacteria resistente a los antibióticos se multiplica también pero con un tratamiento con antibióticos, la bacteria continúa extendiéndose.

resistencia a los antibioticos_esquema

La selección de microorganismos resistentes se ve agravada por el uso inadecuado de los antimicrobianos. A veces, los proveedores de salud recetan antibióticos inadecuadamente, con el deseo de aplacar a un paciente insistente que tiene una infección viral o una enfermedad, aún sin diagnosticar.

El uso indebido de los antibióticos puede llevar a la resistencia de las bacterias a los mismos.

El fracaso para hacer frente a las infecciones resistentes a los antibióticos llevará al menos a 10 millones de muertes adicionales al año y costará a la economía mundial 100 billones de dólares en el año 2050, ha advertido un reciente informe encargado por David Cameron, el primer ministro británico.

Las crudas cifras, publicadas en Diciembre de 2014, son las primeras  en cuantificar el impacto potencial de la resistencia a los antimicrobianos – infecciones o superbacterias resistentes a los antibióticos – y se usarán para contextualizar la situación actual a nivel mundial. Hay 8,2 millones de muertes al año por cáncer y el PIB mundial anual se sitúa en $ 70tn a $ 75tn

El economista Jim O’Neill, que presidió el informe, dijo que la resistencia a los antibióticos representa una amenaza mayor que el cambio climático a corto plazo. “No podemos permitir que estas proyecciones se materialicen para cualquiera de nosotros, especialmente a nuestros conciudadanos del mundo Bric (Brasil, Rusia, India, China) y Mint (México, Indonesia, Nigeria, Turquía), y nuestra ambición es tal que buscaremos soluciones audaces, claras y prácticas a largo plazo “, afirmó.

Resistencia a los antibióticos. O Neill

El informe es el primero publicado sobre resistencia a los antibióticos con base en el encargo de Cameron en julio, en medio de crecientes preocupaciones sobre la magnitud del problema. Se reconoce que el impacto humano debería ser suficiente para provocar una intervención mayor, pero afirma que los datos económicos muestran que la cuestión “trasciende la política de salud”.

Modelado por KPMG y RAND Europe, encargado de  la revisión, el informe estudió  tres bacterias – K pneumoniae, E coli y Staphylococcus aureus – de un grupo de siete destacadas por la Organización Mundial de la Salud, en las que ya se observan niveles de resistencia.

También examinó el VIH, la tuberculosis y la malaria como problemas de salud pública más amplios en los que la resistencia a los antibióticos es una preocupación.

Ningún país se considera inmune a la amenaza, pero para algunas regiones y naciones el panorama es particularmente sombrío. Los países más poblados del mundo, la India y China, se enfrentan a 2 millones y 1 millón de muertes al año, respectivamente, en 2050 y uno de cada cuatro muertes en Nigeria por entonces se prevé atribuible a resistencia a los antibióticos. África como continente “sufrirá  enormemente”, advierte el informe.

O’Neill  explicó que el estudio se centró sólo en un subconjunto de bacterias resistentes a los medicamentos y los problemas de salud pública y no examinó los costes sociales, la demanda en los sistemas nacionales de salud y los efectos secundarios de salud – el peligro de que las intervenciones que se han convertido en una rutina en el mundo desarrollado, que dependen en gran medida de los antibióticos y que podrían ser gravemente socavadas. Las cesáreas, reemplazos de articulaciones y la quimioterapia, para mantener a las personas económicamente activas, podrían en conjunto representan otros $ 100Tn de aquí a 2050, según el informe, aunque esa cantidad no se pierde por completo.

A pesar del pronóstico sombrío, O’Neill dijo que hay esperanza si se alcanza el consenso internacional y gracias a los avances en el diagnóstico, estimulando el desarrollo de nuevos  antibióticos y terapias alternativas.

“Con la tecnología moderna y el enfoque correcto y la orientación adecuada, tratando de aprovechar la mayor tecnología a nivel mundial para el diagnóstico, probablemente se logre una significativa diferencia en  la presión para el uso de antibióticos”, opinó.

Este informe es crucial para comprender la verdadera gravedad de la amenaza y demuestra que el mundo no puede darse el lujo de no actuar ante el problema de la resistencia a los antibióticos.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios