Dieta proteinada medicalizada

La obesidad ya ha sido calificada por los expertos como una enfermedad crónica y muchas personas aprovechan que se avecina el verano para poner en marcha una pérdida de peso, la mayoría de veces incontrolada. La aparición de multitud de dietas y fórmulas milagrosas para lograr objetivos a corto plazo puede poner en riesgo la salud de las personas que se someten a pérdidas de peso no controladas.

Para perder peso no todo vale, hay que tener en cuenta que la salud es lo más importante, lo que implica un control médico para hacerse de manera correcta. Hay muchos procesos bioquímicos durante una pérdida de peso, además de una falta de nutrientes principales que pueden hacer que se enferme. Por eso la dieta proteinada es una dieta medicalizada, porque sin duda alguna debe ser llevada por un médico.

dieta-proteinada

La dieta proteinada se basa en una tesis doctoral del doctor Blackburn, endocrino de la Universidad de Harvard, y consiste en darle al cuerpo la cantidad de proteínas necesarias para combatir correctamente la obesidad. El paciente no debe perder en partes del cuerpo donde no tocaría, como el corazón o las vísceras, y al mismo tiempo hay que restringirle la gasolina, aquellas sustancias en la dieta que dan energía al cuerpo. Entonces ocurre que el cuerpo va a buscar energía a las grases de reserva, con lo cual consumimos grasa pero sin perder la parte estructural de nuestro cuerpo.

Para ello usamos unos preparados de proteínas de muy alta calidad, ideales para esta dieta. El paciente va tomando su dieta en forma de bebidas frías o calientes, sopas, postres…

Es importante que el paciente esté correctamente informado. Esta dieta tiene que ser medicalizada, no vale el hacerla sin control, por lo tanto se le informa de cómo va a ir el proceso que va a tener que seguir, de las diversas fases que tiene esta dieta y que además deberá estar en contacto con un médico experto en la prescripción, que esté formado para poder llevar al paciente en el transcurso de toda la dieta proteinada.

Luego adquirirá estos sobres, que se pueden también acompañar de verduras, y va a seguir unos controles rigurosos, tanto analíticos como en la consulta, que van a hacer que durante toda la dieta el paciente esté siendo correctamente controlado, porque su salud es lo más importante, y para que no le falte ningún nutriente esencial en todo el proceso, comenta el Doctor Agustí Molins Olmos, Presidente de la Asociación Médica Española de la Dieta Proteinada (AMEDPRO) y Director del Centre Mèdic Dr. Molins

A quienes les sobran bastantes kilos, pero también a los que no les sobran tantos, no les iría mal perder ese sobrepeso que les hace alejarse del estado saludable. Sabemos que la obesidad lleva consigo múltiples enfermedades, desde la sobrecarga de las articulaciones en tobillos, rodillas y caderas, hasta otras de tipo metabólico, como las asociadas a la propia obesidad: hipertensión, colesterol, y a veces el riesgo de accidente cardiovascular. Por eso el alcanzar y mantener un peso ideal  y saludable nos aleja de esos peligros.

Intentar perder diez kilos en pocos días antes de la llegada del verano puede ser posible y conseguible, evidentemente, pero no haciendo barbaridades ni a cualquier precio. El problema de las llamadas dietas rápidas o milagrosas, con esos preparados “mágicos”, es que  ponemos en grave riesgo la salud. Incluso aunque se haga durante poco tiempo y para perder unos pocos kilos, todos los cambios metabólicos durante una pérdida de peso, todas esas reacciones químicas que el cuerpo pone en marcha para que la grasa se vaya  son muchas. Por ello debe ser tratado y seguido por un médico experto, sino los efectos secundarios pueden ser importantes y se puede enfermar.

Fuente: Vivir Mejor

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios