La dieta, principal tratamiento para el síndrome de HANA

La histamina, es esencial para la vida, se libera por la interacción de las proteínas alimentarias ocasionadas de la intolerancia con las células del individuo, y la leche y los lácteos son las más problemáticos.

Los síntomas del síndrome Histaminosis Alimentaria No Alérgica pueden aparecer semanas o meses después de consumir regularmente alimentos implicados, según explicó El Dr. Rebollo, Bioquímico del Laboratorio del Hospital Victoria Eugenia y del Laboratorio Lab-Sur de Sevilla, en el II Congreso anual de la Sociedad Andaluza para el estudio de las intolerancias alimentarias (SAEIA), que tuvo lugar en Cádiz, el 18 de Junio de 2011.

Leche principal alimento problemático

Se trata de un mecanismo de intolerancia alimentaria, en la que la impregnación de histamina en los tejidos tiene una instauración habitualmente lenta y progresiva.

Según Dr. Félix López Elorza, presidente de la S.A.E.I.A., la leche es el primer y principal fuente de alimento que consume el ser humano, por eso es el principal responsable de que se plantea a la hora de diagnosticar un síndrome de Histaminosis Alimentaria No Alérgica. No quiere decir que sea un alimento malo, sino que tiene como consecuencia un alto porcentaje a la hora de diagnosticar el síndrome HANA. Se mejora solamente con una dieta en la que se elimina el alimento que produce grandes dosis de histamina en el cuerpo.

Diagnóstico de la Histaminosis Alimentaria No Alérgica

Lo recomendable es ir a la consulta al especialista del síntoma predominante, si se tratan de las migrañas, lo razonable es acudir al neurólogo para que te realice un diagnóstico diferencial con otras causas no alimentarias que pueden requerir acciones más inmediatas.

Si estás causas se prescinden y también los individuos tienen un patrón de síntomas compatible con un proceso de histaminosis alimentaria, lo recomendable sería estudiar si hay alimentos implicados en el procedimiento, saber cuáles son y después instaurar una dieta terapéutica como tratamiento base.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios