Pescado y marisco, ¿pueden ser en riesgo para la salud?

Que el alimento puede ser medicina, es algo que sabemos en Biosalud Day Hospital y por eso las pautas de alimentación forman parte de nuestros tratamientos de Medicina Biológica. Sin embargo, también hay alimentos que pueden poner en riesgo nuestra salud, como el pescado.

Las características genéticas de cada persona influyen en la calidad de absorción de nutrientes y la aparición de enfermedades, independientemente del alimento que consumamos –aunque de forma general siempre recomendamos seguir una dieta equilibrada como la mediterránea- . Sin embargo, existen alimentos que por si mismos contienen tóxicos que pasan a nuestro organismo si los ingerimos en grandes cantidades. El pescado contaminado por mercurio es uno de ellos.

La proteína que nos aportan el pescado y el marisco es de gran calidad y en especial se recomienda el consumo de pescado con alto contenido en Omega-3. Estos ácidos grasos tienen múltiples beneficios para la salud: ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, regulan el nivel de colesterol, fortalecen el sistema inmune, favorecen el desarrollo del bebé y ayudan a mejorar el estado de ánimo en casos de depresión, entre otros.

El pescado azul – salmón, caballa, arenque, atún, anguila congrio, cazón, pez espada, rodaballo…- es más rico en Omega- 3 y se recomienda su consumo con más frecuencia que el pescado blanco. Sin embargo, es este tipo de pescado, el azul, el que puede contener mayores cantidades de mercurio por la alta contaminación de las aguas marítimas. Tanto es así que incluso la Autoridad Sanitaria Europea para la Seguridad Alimentaria ha estudiado las cantidades recomendadas de consumo de estas especies.

La EFSA ha evaluado la relación entre riesgo y beneficio en el consumo de pescado y ha establecido, de forma general, las raciones semanales de pescado o marisco recomendadas para mejorar los resultados funcionales del neurodesarrollo en los niños y reducir el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria: entre 3 y 4 raciones por semana, de las que, entre 2 y 3 deben ser raciones de pescado azul.

Sin embargo, y dados los patrones de consumo tan diferentes entre unos países y otros de la Unión Europea, delega en las autoridades sanitarias nacionales las recomendaciones específicas. En España, de las especies que encontramos de forma habitual en nuestra dieta y que debemos evitar, se encuentran el pez espada, la tintorera, el atún rojo y el lucio. ¿quiere decir esto que no podemos comer estos tipos de pescado? no, pero se recomienda su consumo con una distancia de , al menos, 2 semanas.

¿Qué efectos tiene el mercurio sobre el organismo?

El mercurio no es el único metal pesado que podemos encontrar en el pescado, el cadmio, el plomo o el arsénico suponen un riesgo para nuestra salud. Sin embargo, si nos fijamos en el metilmercurio, que es el tipo de mercurio perjudicial para el organismo, encontramos que las consecuencias de la intoxicación son elevadas:

  • afecta al sistema nervioso central en desarrollo.
  • influye en el aumento de peso.
  • afecta a la función locomotora.
  • puede reducir la función auditiva.
  • tiene influencia en el sistema inmunitario.

En Biosalud Day Hospital aplicamos la terapia de quelación como tratamiento para eliminar los metales pesados del organismo y disponemos de pruebas analíticas específicas para detectar la presencia de estas sustancias en el organismo. Desde la Medicina Biológica mantenemos un enfoque holístico de la medicina y tenemos en cuenta todos los factores que determinan la aparición de una enfermedad. En nuestra práctica diaria, encontramos la presencia de metales pesados en las personas que padecen enfermedades neurodegenerativas, las que tienen problemas de memoria en incluso enfermedades dermatológicas crónicas.

Riesgos del mercurio para la salud

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios