Celulas madre mesenquimales para la artritis reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico del paciente genera respuestas celulares y de anticuerpos frente a diversos componentes de la articulación tales como colágeno de tipo I. Como resultado de esta respuesta inmune, no sólo se produce la destrucción de la articulación, sino también otras complicaciones secundarias, tales como fibrosis pulmonar, daño renal, e incluso daño en el corazón.

¿Las células madre ayudan a tratar la artritis reumatoide?

En la actualidad, la artritis reumatoide se trata con agentes inmunosupresores, como esteroides, metotrexato, ciclosporina, oro, y más recientemente con infliximab (Remicade). A pesar de la inducción de mejora temporal, estos enfoques poseen a largo plazo efectos adversos debido a la inhibición no específica de la respuesta inmune. Además, los tratamientos actuales no abordan la cuestión del daño que ya ha ocurrido en las articulaciones o tejidos extra-articulares.

Células madre para artritis reumatoide

Los avances en los protocolos de tratamiento de artritis reumatoide y la introducción de tratamientos biológicos dirigidos, han mejorado notablemente los resultados del paciente. A pesar de esto, hasta el 50% de los pacientes siguen sin lograr una respuesta clínica significativa.

Se ha demostrado que la terapia con células madre induce la actividad de curación profunda en animales con diversas formas de artritis. Por ejemplo, la compañía Vet-Stem utiliza rutinariamente células en caballos con diversas deformidades de las articulaciones para acelerar la curación. Además de la curación de los tejidos dañados, las células madre tienen la capacidad única de modular el sistema inmunológico con el fin de apagar las respuestas patológicas preservando al mismo tiempo la capacidad para combatir la enfermedad. Las células madre y específicamente, las células madre mesenquimales se dirigen al tejido inflamado y empiezan a producir agentes anti-inflamatorios. Estos mediadores actúan a nivel local y no suprimen la respuesta inmune de todo el cuerpo del paciente. Además, las células madre mesenquimales inducen la producción de células T reguladoras, un tipo de célula inmune, cuya función es proteger el cuerpo contra el auto-ataque inmunológico.

El cartílago articular está compuesto de condrocitos, que a su vez proceden de los condroblastos. Son las células responsables de mantener la integridad del cartílago articular. A una lesión o degeneración del cartílago le siguen enfermedades como la artrosis u osteoartritis.

Actualmente los tratamientos de medicina regenerativa y terapia celular están abriendo una nueva perspectiva en la medicina moderna.

En la artrosis es donde desde Biosalud hemos conseguido los mejores resultados, haciendo innecesarios los tratamientos para el dolor con antiinflamatorios, que tienen efectos secundarios bien conocidos.

Nosotros inyectamos células madre mesenquimales y plasma rico en plaquetas, con los factores de crecimiento intraarticular, de modo que tratando la regeneración del cartílago articular, tratamos también de forma causal la artrosis de caderas, rodillas, etc.

Células madre terapia celular

Es muy importante la valoración previa de la oxidación celular (stress oxidativo), la capacidad antioxidante, un aminoacidograma (para saber qué necesitas para reconstruir las estructuras dañadas), y el pH urinario)

El tratamiento consiste en la inyección de células madre mesenquimales con factores de crecimiento en la articulación dañada, de modo que estimulamos la regeneración de la articulación y del sistema osteomuscular.

Las células madre mesenquimales

En cuanto a las células madre mesenquimales, están presentes en muchos tejidos. Las de la médula ósea y la grasa abdominal dan origen a una variedad de tipos de células: células de los huesos, (osteoblastos y osteocitos), las células del cartílago (condrobastos y condrocitos), células cardiacas (cardiomiocitos), y las células del estroma que apoyan la formación de sangre, etc

Las células madre, dirigidas a diferenciarse en tipos de células específicas, ofrecen la posibilidad de una fuente de células y tejidos de reemplazo para tratar enfermedades como la degeneración macular, lesión de la médula espinal, ictus, , quemaduras, enfermedades del corazón, diabetes, osteoartritis, y la artritis reumatoide .

 

Osteoarticular y regenerativa
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios