Candidiasis en el embarazo y dieta

Dieta para la candidiasis en el embarazo

Antes de comenzar una dieta por candidiasis en el embarazo , tienes que asegurarte de que padeces un crecimiento excesivo de cándida. Muchos de los síntomas de la candidiasis pueden ser fácilmente confundidos con los del embarazo. Esto ocurre sobre todo en el primer trimestre, cuando puedes experimentar fatiga, náuseas, antojos de alimentos, problemas en la piel. Antes de realizar cambios importantes en la dieta, asegúrate de que en realidad estás sufriendo un crecimiento excesivo de cándida y no sólo los dolores típicos que acompañan al embarazo.

Candidiasis embarazo

La candidiasis  se manifiesta con infecciones causadas por un hongo residente en el intestino, la cándida albicans, que afecta a la piel, uñas y los genitales causando molestias, picor, escozor irritabilidad y dolor.

Para saber si en el embarazo estás infectada de candidiasis, lo mejor es hacerse la prueba. Existe un test específico de infección de candidiasis, el CANDITEST®, un análisis de orina en el que detectaremos los hongos y bacterias patógenas así como las deficiencias nutricionales que puedas tener.

La dieta para la candidiasis que se recomienda para las personas que tienen sobrecrecimiento de cándida restringe severamente la cantidad de azúcar que se consume. Durante la dieta, hay que eliminar los azúcares añadidos por completo,  muchos carbohidratos como la pasta y el arroz blanco, e incluso dejar de comer fruta. Si bien este es un plan de dieta muy eficaz, no es la dieta que se recomienda para las mujeres embarazadas. El bebé que está creciendo dentro de ti necesita mucha energía para crecer, por lo que tendrás que comer carbohidratos y frutas para proporcionarle esa energía.

Candidiasis embarazo arándanos

Estos son algunos puntos clave a tener en cuenta para la dieta por candidiasis en el embarazo.

  • Consume pequeñas cantidades de fruta
    Elige mejor las frutas de bajo índice glucémico como las fresas, manzanas verdes y peras. Cómete la fruta entera y evita el zumo. Los zumos de frutas son mucho más propensos a aumentar  tus niveles de azúcar en la sangre y no contienen el contenido de fibra que sí se encuentra en la fruta entera.
  • Come hidratos de carbono de alta calidad
    Los hidratos de carbono son importantes en el embarazo para mantener tus niveles de energía altos y favorecer el crecimiento de tu bebé. Esto no quiere decir que tengas que hartarte de papas bravas, por ejemplo. Las judías verdes, nabos o la calabaza de invierno son una gran fuente de carbohidratos complejos que te darán la energía necesaria sin incrementar tus niveles de azúcar.
  • Evita los azúcares añadidos.
    Puedes aprovechar este momento para eliminar algunos alimentos procesados ​​de la dieta, con alto contenido de azúcar: refrescos, carnes procesadas, salsas, salsa de tomate, yogur con sabor (la lista es interminable). Analiza la lista de ingredientes en el momento de comprar en el supermercado. Trata de no comprar nada que contenga jarabe de maíz de alta fructosa, glucosa, sacarosa o cualquier otra cosa que suene a azúcar añadido.
  • Proteínas magras y saludables
    La carne de vacuno fresca, el pollo y el cordero son perfectamente aceptables. Puedes obtener también proteínas de los huevos. Mantente lejos de las carnes procesadas como el salami o sándwich de carne que suelen estar saturados con nitratos, sulfatos y azúcares añadidos.
  • Ten cuidado con los suplementos
    Si deseas tomar un probiótico, lo ideal es seleccionar un probiótico natural como el yogur o el kéfir. Consulte con tu médico primero y lee cuidadosamente todas las instrucciones que contenga ese suplemento. Hay que tener siempre mucha precaución, pero especialmente durante el embarazo.
  • Alimentos recomendados durante esta etapa son:
  1. Los arándanos rojos: No sólo te ayudarán a tener la vagina y el tracto urinario en buenas condiciones, sino que además son muy eficaces para combatir infecciones como la cistitis, que es provocada por bacterias que penetran en la vejiga.
  2. El ajo: debido a sus propiedades, es un poderoso bactericida, que ayuda a combatir la candidiasis.
  3. Probióticos: Contienen bacterias amigas, y por lo tanto ayudan a mantener en equilibrio la flora intestinal y  mejoran las infecciones producidas por hongos.
  4. Cereales integrales: Gracias a su contenido en vitamina B, son necesarias para que las defensas actúen óptimamente y eliminen las infecciones vaginales.
  5. Cebolla: además de las infecciones, elimina los hongos, bacterias y parásitos. Lo recomendable es licuarla y beberla cruda.

En definitiva, el tratamiento para la candidiasis en el embarazo mediante la dieta trata de eliminar los alimentos que necesitan los hongos para mantenerse a la vez que se realiza un saneamiento del intestino. Si queremos combatir a nuestro enemigo, lo mejor, sin duda, es no darle de comer.

Candidiasis en el embarazo

Si quieres insertar esta infografía en tu web copia este código:<div><a href=”http://biosalud.org/blog/candidiasis-en-el-embarazo-2/” title=”Candidiasis en el embarazo” target=”blank”>
<img src=”http://biosalud.org/wp-content/uploads/candidiasis-en-el-embarazo.jpg” alt=”Candidiasis en el embarazo”></a></div>

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios