Artrosis, la gran enemiga de las articulaciones

Tratamiento de la artrosis en Biosalud

Biosalud pone a tu disposición innovadoras técnicas que ayudarán a frenar tus molestias reumáticas y a mejorar tu calidad de vida

Es la primera causa de incapacidad permanente y la tercera de incapacidad laboral temporal. Se trata de la artrosis, la enfermedad reumática más frecuente. Y es que, aunque solamos asociarla a la edad, según datos de la Sociedad Española de Reumatología, afecta a más de siete millones de españoles mayores de 20 años, con mayor prevalencia entre las mujeres.

La artrosis es una enfermedad crónica e invalidante que afecta a las articulaciones y que, por tanto, disminuye la movilidad y la calidad de vida de las personas. Es una dolencia provocada por el desgaste del cartílago, ese tejido resbaloso que cubre los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación al tiempo que hace de amortiguador. Y mientras un cartílago sano absorbe los impactos de los movimientos, uno que está desgastado, provoca que los huesos friccionen entre sí, causando dolor, hinchazón y pérdida de movimiento en la articulación. Con el transcurso del tiempo, esta fricción puede dañar permanentemente la articulación, que incluso llega a perder su aspecto natural.

La artrosis puede aparecer en cualquier articulación. Sin embargo, afecta con mayor frecuencia a las manos, rodillas, caderas y columna vertebral. Por lo general, la osteoartritis aparece gradualmente, con el paso del tiempo. Pero, además del envejecimiento, hay otros factores que pueden causar la artrosis y que van desde lesiones o sobrepeso, hasta factores hormonales, nutricionales, por intoxicación de metales pesados, por stress oxidativo o por déficit de algunos aminoácidos (especialmente la glicina).

Con todo, unos hábitos alimentarios saludables, una dieta sana y equilibrada (como la mediterránea) y una apuesta por el ejercicio físico, diciendo adiós al sedentarismo y evitando el sobrepeso, te pueden ayudar a prevenir la artrosis. Y es que es una enfermedad que se presenta lentamente y va empeorando con el paso de los años, por ello es muy importante poder diagnosticarla a tiempo para curar el reúma.

Principales síntomas de la artrosis

Pero, ¿cómo puedes saber si tienes artrosis? El primer síntoma y el más temido es el dolor. Otro muy reconocible es la rigidez (especialmente por la mañana). Pero no son los únicos, ya que también puede aparecer una mayor sensibilidad al tacto en las articulaciones, la pérdida de movilidad, la sensación de rotura de los huesos al rozar uno contra otro o el crecimiento de espolones óseos alrededor de las articulaciones.

Si es tu caso, en Biosalud podemos ayudarte. Somos centro de referencia para el diagnóstico y tratamiento para la artrosis y contamos con sofisticadas técnicas científicas cuyo único objetivo es mejorar tu calidad de vida. Lo primero que haremos será entrevistarnos contigo y hacerte una exploración articular a partir de la cuales obtendremos el diagnóstico.

En ocasiones, para confirmar el diagnóstico y determinar cuál es el estado de la enfermedad, se pueden realizar más pruebas. En Biosalud realizamos una completa batería de tests y pruebas analíticas con los medios más modernos y avanzados.

Así, llevamos a cabo un estudio de tu estrés oxidativo, ya que hay que saber tu nivel de radicales libres. Si éste es alto, se produce la oxidación de las articulaciones. Para luchar contra esto, realizamos un tratamiento antioxidante específico. Y además, puesto que la artrosis es consecuencia del desgaste del cartílago –compuesto fundamentalmente por colágeno y éste, a su vez, por aminoácidos- es muy importante hacer un aminoacidograma y un análisis de radicales libres (stress oxidativo) y el pH urinario.

El poder curativo de la medicina regenerativa

A día de hoy, podemos decir que para muchos casos de desgaste articular existe un tratamiento curativo gracias a la medicina regenerativa. De esta manera, se evitan los tratamientos para el dolor con antiinflamatorios que nunca van a curar la artrosis y cuyos efectos secundarios son bastante conocidos. En Biosalud utilizamos la técnica del plasma rico en plaquetas y su obtención es muy sencilla: te extraeremos una pequeña muestra de sangre, de la que separaremos la fracción de plasma en la que están las plaquetas, que son las que contienen los factores de crecimiento.

El siguiente paso es su infiltración en la articulación para estimular la regeneración del cartílago (sobre todo cuando afecta rodillas y caderas) su recuperación y evitando el dolor característico de la artrosis. En casos avanzados, realizamos la inyección de células madre mesenquimales. La ventaja de estos tratamientos es que no existe rechazo, porque se realiza con tu propio plasma.

Si estás sufriendo dolor en alguna articulación, acércate a Biosalud. Ponemos a tu disposición los tratamientos más eficaces para acabar con las molestias y que recuperes tu calidad de vida.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios