Científicos americanos descubren el reloj biológico del adn

La revista Genome Biology se ha hecho eco de un descubrimiento realizado por investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA). Se trata de un reloj metido dentro de nuestros genes y que podría suponer un gran avance para el estudio del cáncer y los tratamientos con células madre.

Científicos americanos descubren el reloj biológico del adn

La investigación comandada por Steve Horvath, profesor de Genética Humana en la Escuela de Medicina de UCLA y de Bioestadística en la Escuela de Salud Pública Fielding de UCLA supone un gran avance ya que hasta ahora no se había descubierto ningún reloj relacionado con la genética.

“Para luchar contra el envejecimiento, en primer lugar hay una forma objetiva de medirlo. Localizar el conjunto de biomarcadores que mantienen la hora en todo el cuerpo ha sido un desafío de cuatro años”, afirmó Horvarth con respecto a su hallazgo.

Una investigación muy compleja

El proceso fue complicado. El equipo de Horvarth tuvo que analizar 8.000 muestras de 51 tipos de tejido provenientes de todo el cuerpo humano para descubrir que algunas partes envejecen de forma distinta al resto. En concreto, los experimentos han certificado que el tejido mamario envejece de forma más rápida.

Para Horvarth, su descubrimiento ha demostrado que “el tejido mamario sano es de dos a tres años mayor que el resto del cuerpo de una mujer. Si una mujer tiene cáncer de mama, el tejido sano cerca del tumor es de un promedio de 12 años más viejo que el del resto de su cuerpo”.

El ritmo de este reloj también ha sido estudiado por los investigadores de UCLA. Las conclusiones las explica Horvarth. “El tic-tac del reloj no es constante. Es mucho más rápido cuando nacemos y durante el crecimiento de los niños a adolescentes y luego disminuye a un ritmo constante al llegar a los 20”, afirma.

Anti aging en Biosalud

Biosalud cuenta con una unidad para tratar el envejecimiento con distintas técnicas que nos ayudan a calibrar los cuidados que necesita cada persona que acude hasta nosotros. Debemos descubrir si el envejecimiento que sufre el paciente es fisiológico o patológico para ver si necesita un tratamiento preventivo o uno curativo.

Pruebas como un análisis de los radicales libres, uno del potencial antioxidante, marcadores tumorales, bioaging o un estudio del estado de la piel nos ayudan a descubrir el tratamiento que necesita cada persona ya que lo hacemos personalizado para mejorar los resultados.

Una vez que tenemos todos los resultados tenemos distintos tratamientos en función de las necesidades de cada organismo. La ozonoterapia, la sueroterapia, la osteopatía o la fitoterapia son algunas de las técnicas que nos ayudarán a prevenir o tratar el envejecimiento del cuerpo del paciente.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios