Antiaging para mejorar la actividad física, mental y sexual

Descubre si padeces envejecimiento fisiológico o patológico.

El envejecimiento puede ser definido como un deterioro funcional progresivo, o una disminución gradual de la función fisiológica con la edad, incluyendo un decrecimiento en la fecundidad. (Partridge and Mangel 1999; Lopez-Otin et al.2013), o el proceso intrínseco, inevitable e irreversible relacionado con la edad de pérdida de viabilidad e incremento en la vulnerabilidad (Comfort, 1964). Claramente, el envejecimiento humano está asociado con un amplio rango de cambios fisiológicos que no sólo nos hacen más susceptibles a la muerte, sino que limitan nuestras funciones normales y nos hacen más susceptibles a una serie de enfermedades.

El envejecimiento está caracterizado por cambios en la apariencia, tales como una reducción gradual en altura y peso debido a la pérdida de masa de músculo y hueso, un índice metabólico más bajo, tiempos de reacción más largos, deterioro en ciertas funciones de la memoria, menoscabo en la actividad sexual –y menopausia en las mujeres, una disminución en la audición funcional, olfato y visión, decrecimiento en las funciones inmunes, pulmonares y del riñón, en el rendimiento en el ejercicio y múltiples cambios endocrinos.

Por otra parte, la incidencia del número de patologías aumenta con la edad. Estas incluyen la diabetes tipo 2, las enfermedades del corazón, cáncer, artritis, y enfermedades del riñón. Asimismo hay que notar que la incidencia de algunas patologías, como la sinusitis, permanece relativamente constante con la edad, mientras la incidencia de otras, como el asma, incluso decrecen.

El envejecimiento fisiológico o primario  haría referencia más bien al primer aspecto , o sea al de los cambios biológicos graduales, psicológicos y sociales relacionados con la edad, cambios intrínsecos e inevitables.

El envejecimiento patológico, también llamado secundario,  haría referencia más bien a los cambios producidos como consecuencia de enfermedades y malos hábitos

Frente a ambos, lo conveniente sería un envejecimiento óptimo, es decir, envejecer en las mejores circunstancias posibles (físicas, psicológicas, sociales), teniendo en cuenta los numerosos factores que acaecen  en el proceso del envejecimiento.

Antiaging para mejora la actividad fisica, sexual y mental

Si quieres insertar esta infografía en tu web copia este código:<div><a href=”http://biosalud.org/blog/antiaging-para-mejorar-la-actividad-fisica-mental-y-sexual/”” title=”Antiaging” target=”blank”>
<img src=”http://biosalud.org/wp-content/uploads/BiosaludAntiaging.jpg” alt=”Antiaging”></a></div>

Con la medicina antienvejecimiento, lo que intentamos es no tener un envejecimiento patológico, sino tener un envejecimiento fisiológico propio de nuestra edad, tendiendo por tanto a un envejecimiento saludable.

Para saber si tenemos un envejecimiento fisiológico o patológico, tenemos que hacer una serie de pruebas, en la que determinamos la edad biológica y la edad cronológica de forma que  si existe una discrepancia entre una y otra el paciente tendrá un envejecimiento patológico, por lo que en este caso la medicina antienvejecimiento tendrá un papel evidentemente terapéutico.

Hay que efectuar una serie de pruebas bioquímicas y biofísicas en sangre y orina y algunas con sofisticados equipos especialmente diseñados para determinar la edad biológica del paciente y confrontarla con su edad cronológica. De este modo, se descubre si se tiene un envejecimiento fisiológico o, por el contrario, se sufre un envejecimiento patológico. Tras las pruebas específicas, se le aplica el tratamiento antienvejecimiento personalizado más efectivo.

Mejorar la actividad con la Medicina antienvejecimiento

La medicina antienvejecimiento aplica una serie de técnicas para mejorar la actividad física, mental y sexual.

Antiaging para mejora la actividad física, mental y sexual

Tratamientos como la ozonoterapia, con el efecto revitalizador del ozono, la medicina regenerativa, terapia celular e ingeniería de tejidos, tendente a la combinación de células, métodos de ingeniería de materiales, de bioquímica y de fisicoquímica, para reparar, mejorar o reemplazar, total o parcialmente, tejidos u órganos dañados o ausentes, la medicina ortomolecular o la medicina espagírica, flores de Bach, sales de Schüssler, las terapias cosméticas, son todas ellas métodos que usa la medicina antienvejecimiento para mejorar nuestra actividad.

Y está claro que la mejora de la actividad física apoya la mejora de  la salud sexual por su papel preventivo de la disfunción eréctil, una enfermedad que se asocia con frecuencia a la edad o a condiciones metabólicas como la diabetes.

Otra certeza: la actividad física  disminuye la tensión, la ansiedad, la depresión, y por lo tanto el estrés, mejorando la actividad mental.

Algunos deportes que son especialmente indicados para mejorar el proceso del envejecimiento y que son más idóneos para mejorar la vida sexual son el footing o correr al aire libre, el pilates o el yoga, que además, cuando se hace en pareja, favorece la relación sexual al potenciar la confianza, el relax y la diversión.

Algunas de las cosas que podemos conseguir con la medicina antienvejecimiento son:

  • Frenar el daño celular y aumentar  la reparación y revitalización celular.
  • Equilibrar el eje psico-neuro-inmuno-endocrino.
  • Mejorar  la elasticidad de la piel y la cicatrización.
  • Eliminar los efectos negativos de los radicales libres.
  • Mejorar el rendimiento físico y sexual
  • Y a nivel mental,  mejorar el rendimiento intelectual, la sensación de bienestar y relajación, y la recuperación de la agilidad mental perdida.

Así que anímate y ponte en marcha. ¡Tú puedes añadir más vida a tus años!

Estética y antienvejecimiento
¿Te ha gustado el post? Compártelo en tu red social
También puede interesarte


Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios