¿Qué alimentación debo seguir si tengo candidiasis?

qué comer si tengo candidiasis

La curación a través de la alimentación es especialmente importante en el tratamiento de esta enfermedad. Todo lo que “alimente” a la cándida debe eliminarse, pero también hay alimentos que recomendamos consumir en mayor medida.

La cándida albicans es un hongo que provoca una infección si crece de forma desmedida, pero ¿qué es lo que le hace crecer? De forma natural, la cándida forma parte de la flora intestinal y convive en equilibrio con otras bacterias y microorganismos. De hecho, es necesaria para el funcionamiento del organismo, pero tóxica cuando crece de forma desmesurada, y esto puede hacerlo por una multiplicidad de causas que debemos contemplar a la hora de hacer un diagnóstico.

La alimentación puede desencadenar la infección por cándida: es tan malo el exceso de azúcares e hidratos de carbono en nuestra dieta, como la carencia de otros nutrientes como el magnesio, las vitaminas B6 y B12 o el ácido fólico. Sin embargo, esto no sólo depende de lo que comemos sino también de cómo procesa nuestro organismo los alimentos o de la interferencia de otras sustancias.

De esta forma, el consumo de antibióticos, anticonceptivos orales y otras hormonas sintéticas o los tratamientos de quimioterapia pueden actuar como desencadenantes, bien rompiendo el equilibrio intestinal, bien debilitando el sistema inmunitario.

Además, factores como el estrés y la ansiedad prolongados en el tiempo o incluso un embarazo, pueden estar entre las causas de la candidiasis.

Para mantener a raya esta enfermedad crónica:

  • las verduras de hoja verde, cebolla, puerro, tomate, legumbre (excepto guisantes), aguacate, quinoa y arroz integral, harinas de trigo sarraceno o espelta, germinados, pescado y pollo o huevos, formarán parte de nuestra dieta habitual. Para endulzar las infusiones, podemos añadir estevia.
  • evitaremos el azúcar y los hidratos de carbono procedentes de harinas refinadas y alimentos procesados, las patatas, las zanahorias los champiñones y los hongos en general, y las frutas con mucho azúcar, la cafeína o la carne de cerdo, así como las levaduras y fermentados como los yogures, el pan, la cerveza o el vino.

En cualquier caso, la proporción óptima de estos alimentos vendrá dada por la dieta prescrita por un médico. En Biosalud Day Hospital consideramos que la dieta es una parte fundamental en el tratamiento de la candidiasis crónica y nos ayudará a reducir la presencia exagerada de cándida y, después, a reparar el organismo.

Etapas de la dieta para curar la candidiasis

  1. Limpieza
    El primer paso es eliminar las colonias de cándidas del organismo. Una dieta estricta de verduras al vapor y ensaladas crudas, con gran cantidad de agua e infusiones que nos permitan desintoxicar, nos ayudarán a limpiar el colon y eliminar el exceso de cándidas.

Esta primera parte puede hacerse dura al ser muy estricta, pero sólo durará unos días y nos preparará de forma adecuada para la siguiente fase.

2. Alimentación anti cándida
En esta segunda fase ya seguimos una dieta más equilibrada pero que excluye todos los alimentos que hemos mencionado antes: azúcar, verduras con almidón o cafeína, entre otros. Sin estos productos, la cándida no puede alimentarse y por lo tanto, no crecerá. Al mismo tiempo, la alimentación nos ayudará a reponer en el organismo los nutrientes que se ha llevado la candidiasis.

En nuestra alimentación añadiremos alimentos antifúngicos o probióticos como el yogur, la zanahoria o el nabo.

Los alimentos probióticos nos ayudan a reintroducir bacterias buenas a nuestro intestino que desplazarán a la cándida y regularán la acidez del estómago, además de estimular el sistema inmunológico.

Los antifúngicos, por su parte, tienen la capacidad de romper las paredes celulares de la levadura cándida. El pomelo, el ajo o el aceite de coco contienen ácido caprílico , un potente antifúngico necesario en la dieta.

3. Reintroducción de alimentos
Aun superada la enfermedad, no podemos volver al estilo de alimentación que nos llevó a padecer candidiasis ya que la dieta es una de las causas de la enfermedad. Poco a poco, introduciremos alimentos como las frutas bajas en azúcar, todas las legumbres y las verduras y hortalizas, incluso las que tienen alto contenido en hidratos de carbono.

En cualquier caso, debemos procurar cambiar nuestra dieta para siempre, eliminando el azúcar y las harinas refinadas, especialmente.

¿Cómo daña la cándida albicans nuestro organismo?

La candidiasis crónica o intestinal, es una enfermedad que no se diagnostica con frecuencia. Al contrario que la candidiasis oral o genital, que siempre esconden una candidiasis intestinal, ésta no se manifiesta con síntomas visibles y conlleva un conjunto de manifestaciones que no suelen identificarse con esta enfermedad (gases o hinchazón, fatiga, aumento de peso, depresión, insomnio, entre otros).

Sin embargo, la candidiasis es una fuente importante de toxicidad para nuestro organismo. Cuando el crecimiento del hongo debilita las baterías beneficiosas del intestino, es capaz de atravesar las paredes de este órgano, liberando toxinas en el torrente sanguíneo.

Esta liberación de subproductos tóxicos, con concreto el acetaldehído, daña los tejidos y el sistema inmunológico y, en el hígado, se convierte en alcohol, lo que puede producir un mayor debilitamiento del organismo.

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios