Alergias cutáneas por el estrés. ¿Qué hacer?

Tratamiento de la piel alérgica por la medicina biológica

Una situación de estrés tiene su reflejo en la piel. Se dice que la cara es el espejo del alma, pero más lo es la piel.

Cuando estamos nerviosos o estresados, puede darse una alergia cutánea. A este fenómeno se le conoce como psicodermatología.

estrés y alergias cutáneas

Esta dermatitis nerviosa  es difícil de diagnosticar porque no tiene su base en un alérgeno. El médico especialista tendrá que indagar en el historial del paciente para ver qué estados nerviosos se están produciendo en esa persona. Por ejemplo, situaciones familiares que no acaban de resolverse, tensiones laborales, pérdidas afectivas o materiales, pueden producir alergias cutáneas, ya que alteran el sistema nervioso. Además, los problemas en el aparato digestivo normalmente son de origen psicosomático. La persona que presenta una dermatitis nerviosa suele presentar también trastornos digestivos y dolores generalizados, causados por contracturas musculares.

La piel y el cerebro poseen el mismo tipo de células. Igual que está demostrada la relación entre un factor emocional y el intestino, está demostrada también la relación entre el estrés y la piel. Y casi todo lo que produce una alergia, tiene su base a nivel intestinal. Normalmente se debe a hongos intestinales. Por eso, en Biosalud, tratando las alergias en la piel de una forma biológica, haremos un análisis de estos hongos, cuáles son, qué tipos, de que vienen acompañados, y podremos solucionar tu problema de alergia cutánea.

Las hormonas del estrés, cortisol y adrenalina, causan un desequilibrio en otras hormonas como la testosterona y los estrógenos, que afectan de forma directa a la piel.

Como pruebas para detectar alergias en la piel, recomendamos los siguientes análisis:

  • Test de alergia a tejidos
  • Test de alergia a metales
  • Test de Intolerancias alimentarias
  • Test de candidiasis
  • Test de heces

¿Qué reacciones puede producir el nerviosismo en la piel?

Brote de acné: El nerviosismo aumenta el cortisol y éste aumenta el sebo, que, mediante la combinación con bacterias cutáneas, crea el acné.

Rosácea: Eritema que se produce en el centro de la cara, mejillas, frente y nariz.

Urticaria: Producción de histaminas por el estrés. Es como una alergia ante la situación.

Arrugas y picores: A veces es consecuencia de una inflamación interna, que se soluciona con más agua, antioxidantes o un suplemento de omega 3.

Flacidez en la piel: producida por la dieta o situaciones estresantes que inciden en nuestro ritmo de vida. La flacidez de la piel y la pérdida de tono puede deberse a falta de horas de sueño y cansancio. Y asimismo a un estado mental de depresión, que incidirá en la forma en como nos vemos, en cuyo caso tenemos que tender a una conexión cuerpo-mente.

Caspa y caída de cabello: Producida por situaciones de estrés, la caspa responde a aumento de sebo y la caída de cabello puede dar lugar a la alopecia aerata, calvicie por parches redondeados

Sudor en exceso: Ante una descarga de adrenalina, puede producirse una hiperhidrosis

Dishidrosis:  se forman unas ampollas en las plantas de las manos, de los pies o puntas de los dedos que no se rompen y producen irritación al contactar con el agua y otras sustancias.

Ezcemas: Un alto nivel de estrés puede provocar el rascado compulsivo, que aumenta la lesión en la piel y la inflamación

Herpes bucal: Aunque responde a una infección vírica, el estrés disminuye las defensas y esto activa los virus latentes.

De acuerdo a un estudio reciente en la Universidad de Temple, los estudiantes que tenían altos niveles de estrés sufrían a menudo problemas en la piel, como prurito, alopecia, sebo o hiperhidrosis, entre otras. Puedes  ver este estudio llamado “ Stress  worsens skin woes for students” (el estrés empeora los problemas de piel en los estudiantes) publicado en Noviembre de 2015 en medicalnewstoday. com

Adjuntamos también el siguiente vídeo sobre dicha investigación: El estrés puede causar una erupción

Métodos para minimizar el impacto del estrés en la piel

Limpieza: no tocarse la cara con las manos para no trasladar los virus y bacterias y tener la piel limpia evitando la activación de las glándulas sebáceas.

Hidratación: Beber agua para eliminar las impurezas de la piel

Humectar la piel: usando una crema que no bloquee los poros.

Retinol-A: esta vitamina A ayuda a exfoliar las células muertas y curar el acné

Ac. Glicólico: mejora el acné y disminuye la rojez

Maquillaje: Algún tipo de maquillaje cubre las rojeces y disminuye la inflamación de la piel

Antihistamínicos: muchas veces sirven para resolver las urticarias

También puede interesarte



Envía un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios